¿ESTRÉS EN LOS NIÑOS?

Autor: Dani Vega
Publicado: SEPTIEMBRE 12, 2018

¿ESTRÉS EN LOS NIÑOS?

Me cuesta mucho enfrentarme a situaciones nuevas y hoy tuve un día difícil. Generalmente el punto de quiebre es cuando tengo muchas cosas que hacer.

Hasta hace poco creía que era la única con este problema pero, como yo hay muchas personas más, como adultos y niños. Sí, los niños y los bebés también sienten estrés y como a los adultos manejar sus emociones también se le hace complicado.

Es más ¿Sabías que el estrés puede influir en un niño incluso antes de que nazca?

A veces para nosotros los adultos es inconcebible o absurdo pensar que bebés o niños puedan sufrir de estrés o ansiedad en esta etapa, la cual se supone son los años más felices en un mundo sin preocupaciones. Sin embargo, es una realidad.

Las hormonas del estrés (cortisol) están siempre presentes en la sangre de la mamá y cuando ella se enfrenta a situaciones que le producen tensión o ansiedad le afecta también de manera directa al feto, ya que atraviesa la placenta y entra en la sangre del pequeño.

Incluso puede dificultar la absorción del alimento de la madre y el bebé puede nacer con bajo peso. De igual manera puede afectar al niño y volverlo irritable o hiperactivo.

Es increíble darse cuenta de que un bebé, de una manera inconsciente percibe el mundo, incluso antes de nacer. Y lo puede percibir de dos maneras: como un lugar de ansiedad y sufrimiento o como un lugar de amor y seguridad.

Esta sensación puede acompañarlo desde el nacimiento hasta su edad adulta. Pero ventajosamente, hay una manera de detectar el estrés y ayudarle.

Si quieres reconocer si tu hijo está sufriendo de estrés, continúa leyendo.

PRINCIPALES CAUSAS DEL ESTRÉS

Hay muchos factores que causan estrés en los niños, pero podríamos decir que principalmente son: los cambios, el ambiente familiar y la presión social. Todas estos son causas y consecuencias de distintos problemas.

  • Para un bebé o un niño pequeño todo es nuevo. Viven muchos cambios y estos generan ansiedad. Los cambios pueden ser muy pequeños desde dormir por primera vez fuera del cuarto de los papás, dejar el pañal, ir a una nueva escuela, un cambio de casa o mudarse a otro país hasta la llegada de un hermanito.
  • Estudios han demostrado que los niños criados en hogares con padres poco presentes y poco afectivos manifiestan mayor grado de ansiedad que los niños cuyos padres son afectivos y firmes en su crianza. Un divorcio, la muerte de un ser querido y distintas situaciones que causan ambientes familiares disfuncionales, suelen sobrecargar de estrés a bebes y niños.

Si te fijas, es común que cuando tú estas estresado, ansioso o depresivo tus hijos se vuelven más inquietos, molestosos y traviesos .

  • Por otro lado, la sociedad, sobrecarga al niño de información y estímulos por medio de pantallas y colores. Sin embargo, estos no le permiten llorar o gritar para poder liberar toda esa tensión. Después de todo, en nuestra sociedad está mal visto que un niño llore o grite, pretendiendo que nuestros hijos se comporten menos como niños y más como adultos. Logrando únicamente llenarles de frustración y de miedo al “que dirán”.

¿CÓMO RECONOCER EL ESTRÉS?

No es fácil reconocer el estrés en los niños. Pueden ser ciertos cambios en su conducta que nos sirvan de pistas como : cambios de humor, mal comportamiento, cambios en patrones de sueño, pesadillas por las noches o mojar la cama.

Otros suelen mostrar su estrés de manera física, como malestar de estomago y cabeza, problemas de aprendizaje, falta de concentración o simplemente optando por la soledad.

Es importante recalcar que el estrés es algo natural en la vida. Es un síntoma inevitable y en cierto punto hasta necesario en dosis adecuadas para el desarrollo del cerebro.

Gracias a la estimulación provocada por el estrés, podemos hacer frente a una situación desconocida.

Si nos hubieran enseñado desde las primeras etapas de la vida a sobrellevar el estrés y poder sacar provecho de el y si hubiéramos aprendido las técnicas para relajar nuestro cuerpo, sería como llenarnos de anticuerpos que nos protegen de un sin número de enfermedades.

¿CÓMO TRATAR EL ESTRÉS INFANTIL?

¿Qué es en lo primero que piensas cuando estas estresada? ¿Necesito un masaje? Bueno, en los niños es tan o más beneficioso que en los adultos. Con una diferencia importante, el masaje realizado por sus padres no solo lo relaja, si no, transmite amor, afecto y seguridad.

Con el masaje infantil estamos ayudando a nuestros niños a que puedan concebir el mundo de una mejor manera, liberando dolores, miedos y penas.

También podemos enseñar a nuestros niños a calmar su cuerpo ante una situación de estrés para que de esta manera tenga la capacidad y ventaja de relajarse ante escenarios incomodos.

Con el masaje infantil podemos lograr que nuestros hijos aprendan a sacar el mayor provecho posible del estrés y formar niños más seguros, con estabilidad emocional, más cariñosos, menos frustrados. Niños con más decisión de enfrentar los problemas del día a día y con menor dependencia de terceros.

Con el masaje se benefician enormemente tanto el que da como el que recibe. En este caso es muy útil para ciertos papás y mamás que suelen sentirse ofuscados en la crianza y hasta muchas veces culpables por no estar lo suficientemente presentes. Pero, al momento de un masaje infantil, padre e hijo, la hormona que provoca el estrés (cortisol) se reduce y el cuerpo produce mayor cantidad de oxitocina que es la hormona del amor.

Si te interesó el articulo y quieres aprender a dar masajes a tus bebes, te recomiendo Storybook, es una app que combina los masajes infantiles con cuentos para dormir y ha ayudado a muchas familias en todo el mundo.

Porque el papel de nosotros como padres no es el de ir quitando todas las piedras que están en el camino de nuestros hijos, sino el de mostrarles cómo evitar esas piedras. Y lo más importante: cómo levantarse cada vez que tropiecen con alguna de ellas. 

Compartir:
Dani Vega

Fundadora de Storybook app.