¿QUÉ SUCEDE CUANDO SE GRITA A LOS HIJOS?

Autor: Dani Vega
Publicado: SEPTIEMBRE 18, 2018

¿QUÉ SUCEDE CUANDO SE GRITA A LOS HIJOS?

Como mamá es fácil identificarse con esas situaciones donde las travesuras, peleas, berrinches de nuestros hijos nos han hecho perder la cabeza. Quienes no son padres no comprenden que tenemos que lidiar con este tipo de situaciones casi todos los días durante la crianza y es algo agotador.  El gritar parece la solución fácil para hacerlos entender y desahogar nuestra frustración.

La voz es una herramienta de poder, es ese canal que no solo ayudará para el desarrollo del lenguaje sino también para que los niños se formen en el mundo de las emociones. Nuestra voz, el tono, nuestros gestos, el tacto son elementos claves para establecer una buena conexión con nuestros hijos.

¿Sabías que nuestro tono de voz tiene más poder que una palabra? 
O si no recordemos que tan sólo con levantar el tono de nuestra voz es suficiente para atemorizar hasta las lagrimas a un niño y alejarlos de nosotros. 

Es la voz de la mamá la que el bebé en el vientre percibe y escucha en todo momento. Después de su nacimiento, incluso bebes prematuros pueden reconocer, entre varias voces del entorno, la voz de su mamá.

Mamá es para el bebé su primera figura de apego. Por ello bebes prematuros que han sido arrebatados del lado de mamá, pero que son colocados en los brazos de la misma y son arropados con su calor, con su voz, mejoran notoriamente su salud, ganan peso e incluso son llevados a casa más pronto.

La voz de mamá cuenta con el poder de calmar el estrés. la voz de mamá reduce los niveles de cortisol en la sangre.  Si nosotras las mamás tenemos ese poder, debemos utilízalo de la mejor manera posible. Ya que un niño que crece en un ambiente lleno de gritos, crea una desconexión emocional con los padres, sintiendo temor y hasta rechazo hacia ellos. Al contrario cuando has sabido hablar con un tono suave, afectuoso, sabiendo acercarte con tu voz, con tus gestos, con tu cariño, estarás brindándole paz, calma y seguridad.

Como madres es importante educar en las emociones a nuestros hijos, especialmente con el ejemplo que nos vean manejar positivamente nuestras emociones (es vital para su desarrollo).

Si a un niño le hablas con gritos, que no te sorprenda que tarde o temprano te responda con gritos. Y sí, es más fácil decirlo que hacerlo. Excusas no nos faltan para perder el control y alzar innecesariamente el tono de voz.

 A mi me ha servido mucho aprender a disfrutarlos día a día, acordarme que no hay garantía que mañana estén a mi lado o yo al suyo. Vivir cada día y disfrutarlo como si fuera el último. El ver las cosas de esta perspectiva me ha vuelto una mamá más paciente y más agradecida. Si te cuesta mantener la calma en esas situaciones, no te desanimes, es un trabajo de todos los días y estoy segura de que si te lo propones, poco a poco verás cambios. 

Busca una conexión con tus hijos, búscalo desde sus primeras etapas, lo que les des ahora, ellos sabrán dar en un futuro también.  Háblales bajito, cambia de estrategia si es necesario, respira cuantas veces sean necesarias, porque tu tono de voz dejará una huella emocional en el cerebro de tu hijo. 

Estos y muchos más motivos, son los motivos por los cuales desarrollé la app Storybook masajes y cuentos, con el objetivo de que más familias, como la mía, se beneficien de la conexión o apego que puede crear el tacto y los masajes infantiles. Pero también incluí una función que refuerza la conexión con la voz. Cuando uses la app, durante las sesiones de masajes infantiles, podrás desactivar la narración de cuentos  y podrás ver los textos para que seas tú, con tu amorosa voz, quien cuenta las historias a tus hijos.

Compartir:
Dani Vega

Fundadora de Storybook app.